Mobile

3 consejos para proteger la información de tu smartphone de los hackers

Por  | 

Seguramente, todos tenemos regularmente en la mente ese famoso refrán popular que dice: “más vale prevenir que curar”, y cuando hablamos de problemas relacionados con ataques provocados por virus o hackers, esto se hace aún más patente por varios motivos.

El principal dilema en el que se encuentra una persona cuyo smartphone ha sido comprometido, es saber si realmente el teléfono ha quedado completamente limpio después de aplicar mecanismos de limpieza, como antivirus o sistemas de eliminación de malware.

Sin embargo, realmente no existe ningún experto en materia de seguridad que después de un ataque quede 100% conforme y no prefiera acometer una limpieza integral, volviendo al estado de fábrica y reinstaurando una copia de seguridad en el mejor de los casos. Algunos incluso se plantean desechar hasta la copia de seguridad, que podría contener trazas del atacante.

Es por ello que, en materia de seguridad, es fundamental poner los máximos elementos de prevención y olvidarse de la cura, ya que, como acabamos de comentar, nunca suele ser todo lo eficaz que esperamos.

Los mejores consejos que evitarán un ataque hacker

Afortunadamente, existen varios mecanismos que dificultan en gran medida el acceso de un hacker a nuestro sistema y, en caso de que acceda, también dificultan que pueda operar con él, siendo en muchos casos el acceso totalmente inoperativo.

Por ello vamos a ir planteando los elementos más efectivos que deberíamos tener en cuenta a la hora de prevenir el máximo daño posible.

1. Encriptación: la técnica por excelencia que salvará nuestros datos

Aunque este tema es bastante controvertido por algunos motivos que comentaremos a continuación, se ha demostrado que encriptar los ficheros de nuestro sistema, es decir, proteger su acceso con una contraseña, es, sin lugar a dudas, una de las estrategias más eficaces para proteger nuestra información.





Vamos a suponer que nos roban el teléfono y no tienen nuestro PIN o patrón de acceso, así que deciden acceder al sistema de arranque. Si tenemos nuestro sistema encriptado, justo al entrar en el sistema de arranque lo primero que les aparecerá será otra nueva pantalla para poner el PIN. Si no lo introducen, no podrán acceder a nuestros ficheros del teléfono. Encriptar el sistema es fácil y desde el apartado Ajustes y Seguridad aparece una sección que nos permite iniciar el proceso. Hoy en día las últimas versiones encriptan el teléfono por defecto, con lo cual todo resulta ya más cómodo.

Es cierto que, generalmente, tener encriptado el sistema lo ralentiza, dado que a la hora de abrir el fichero el sistema no solo tiene que acceder a su información, sino que debe ejecutar un algoritmo usando la clave de descifrado para poder “entender” su contenido. En móviles antiguos el impacto es grande, pero en los más modernos el impacto no es significativo y los beneficios son extremadamente importantes.

2. Patrones y contraseñas por doquier

Aunque tengamos un patrón o un PIN para acceder al sistema, nunca se sabe en qué condiciones nos podrían robar el teléfono o acceder a él de manera remota. Esto quiere decir que, si por un casual nos robaran el teléfono estando desbloqueado, tendrían la gran oportunidad de acceder al máximo de la información mientras que este no se vuelva a bloquear.

Afortunadamente, muchas aplicaciones como Dropbox y Evernote, entre otras, ofrecen un segundo nivel de seguridad brindando la oportunidad de interponer otro bloqueo adicional. De hecho, algunos sistemas basados en Android como MIUI (de Xiaomi) ofrecen la posibilidad de meter patrones de bloqueo para cada aplicación que deseemos. Si no tenemos esta variante, existen aplicaciones como “AppLock” en la PlayStore y su equivalente para la AppStore que inducen este mismo efecto.

3. Tener un buen sistema de backup

Muchas veces no todo consiste en evitar el acceso a los hackers, sino evitar que, o bien nos “secuestren” la información, o que simplemente la perdamos. Estos son dos ataques bastante populares que podemos prevenir si mantenemos un buen sistema de backups actualizado.

Por ejemplo, existen aplicaciones como Dropbox, Google Drive o OneDrive Sync que permiten, al igual que en el equipo de escritorio, tener algunos ficheros sincronizados con la nube en nuestro teléfono. Además, todas estas aplicaciones en su versión oficial permiten mantener sincronización específica de fotografías.

Hay que recordar que al pasar estos datos a la nube da igual que estén encriptados, pues volverán a estar en un formato legible por terceros. Son difíciles de interceptar, pero si nuestras cuentas quedasen comprometidas, como hemos comentado en los dos apartados anteriores, nuestros datos serían accesibles y la seguridad de la información quedaría expuesta.

Por eso hemos de sopesar bien qué datos merecen ser subidos a la nube y cuáles sería mejor almacenar en una tarjeta SD encriptada, utilizando algún programa como Titanium Backup.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No
Miriam Blanco

Licenciada en Pedagogía y Educación Social por la Universidad de Sevilla y Curso Especializado de Community Management y Marketing Digital en ESIC. En la actualidad, compagino mi labor como redactora con la gestión de redes sociales y campañas de Marketing y Relaciones Públicas.

You must be logged in to post a comment Login