5 razones para crear una infografía que viralice tus contenidos

Cuando tratas de comunicar cualquier tipo de información, una gran ayuda para llegar con facilidad a todo el mundo es hacerlo de forma visual. Un gran ejemplo de ello son las infografías.

Una infografía es una representación gráfica de un contenido, pensada para sintetizar en poco espacio las ideas más importantes que hemos expresado en el texto. En ocasiones también podemos emplearla como el único canal de información sin necesidad de servir de apoyo o resumen a otro tipo de contenido. De hecho, se utilizan también documentos que consisten por entero en infografías, llamados infogramas por esta razón, aunque cada vez es más habitual encontrar infografías como apoyo a cualquier información escrita, para redondearla y ayudar al lector a asimilar de un vistazo los datos más concretos que se quiere transmitir.

Para crearla, puedes encontrar en internet tutoriales que te explican cómo hacer una infografía, en los que se explican los programas que puedes usar, qué técnicas son las más adecuadas según el tipo de información que vayas a plasmar, etc.



Infografía

A lo largo de los años que se llevan utilizando las infografías, su diseño ha adquirido múltiples formas y la estructuración de la información que contienen ha variado sobre todo en el apartado gráfico, pero lo esencial se ha mantenido: solemos encontrar un elemento o elementos centrales rodeados de notas y diagramas de menor tamaño que ayudan a entender y complementar lo que expresa la parte más visual del conjunto.

Y ahora que sabemos lo que es una infografía, vamos a ver las razones por las que debes usarla si quieres transmitir un contenido y que se propague rápidamente.

Por qué debes usar una infografía para que tus contenidos se hagan virales

  1. Una infografía bien diseñada es clara al transmitir tu información, no da lugar a equívocos y se lee con gran rapidez. Su gran componente visual permite que los gráficos refuercen las ideas que expresa el poco texto que contiene. Es una magnífica herramienta para que nadie se pierda aquello que tienes que decir sin aburrirse, especialmente si se trata de información bastante densa.
  2. Al transmitir mucha información en pocos segundos -y muchas veces de forma incluso divertida- y hacerlo de forma impactante mediante imágenes y colores generalmente vivos, la infografía invita a su compartición en otros medios, aumentando su viralidad de forma que es capaz de llegar a un público más amplio, sobre todo si consigues que aporte valor añadido a tu contenido.
  3. Puedes utilizar infografías interactivas en las que, por ejemplo, incluyas vídeos que complementen cualquier dato que quieras recalcar. Son muy habituales los vídeos que resumen en pocos pasos y de manera muy amena un determinado proceso a modo de tutorial. Esto aún potencia más su viralidad en los medios.
  4. Las infografías ayudan a potenciar tu imagen de marca: la sintetizan y con su difusión estás propagando de algún modo tus valores corporativos, que van sutilmente ligados a su diseño en colores, formas, etc. En este sentido, debes cuidar mucho su diseño para transmitir aquello que tu empresa o marca personal representa.
  5. Está demostrado que la información visual se retiene más rápido que la escrita. Y no solo eso, además permanece en la memoria durante mucho más tiempo, así que si quieres que tu público no te olvide, las infografías son tus grandes aliadas.

Por supuesto, la clave para crear una buena infografía es realizar varias para dominar su diseño y encontrar tu propio estilo. Pero sin duda el primer paso para que sea un éxito es tener bien claro el contenido que vas a plasmar en ella: con toda la información sobre el papel, crear una infografía que se quede al instante en la retina de tus lectores y corran a compartirla en sus redes sociales es mucho más fácil de lo que crees.

Comentarios

comentarios